La vuelta de las vacaciones

Si has disfrutado de unas vacaciones, la vuelta al trabajo a veces se hace difícil por una mirada errónea.

Se supone que ese respirito debería de ser para cargarte las pilas, tanto físicas como psíquicas.

De no ser así, volverás sin la energía necesaria para incorporarte al estrés y a la rutina.

Sería bueno revisar tus pensamientos y modificar el enfoque donde sea necesario, por ejemplo:

Mira de cuantas cosas has disfrutado durante esas vacaciones, hasta lo más minucioso. Siéntete afortunado de haber podido saborear esas cosas. Desde la gente con la que has estado, hasta los paisajes que has contemplado.

Si tienes hijos, transmítele la esencia de cuidar el entorno, para puedan disfrutar de vacaciones en los mismos parajes que tú, o mejor.

Si no los tienes, toma tu mismo conciencia de lo importante que es tu granito de arena a la hora de conservar los paraísos en los que has estado (tierra, mar, rio, edificaciones…).

vacaciones

 

Tuviste algún contratiempo con alguien, revisa esa situación, y mira a ver si se pudo haber gestionado de forma más armoniosa.

Luego, compara eso que te paso con otras situaciones similares que puede haber en tu familia o en tu trabajo.

Revisa si has aprendido algo para poder abordarlo de manera diferente, pregúntate si se repite en más ámbitos de tu vida.  Observa y aprende sin juzgar y sin juzgarte, solo con afán de aprender.

Si te lo has pasado bien con las personas con las que has estado, siéntete agradecido por todo lo que has compartido. Piensa, que esa gente no va a estar siempre ahí, que todos somos temporales, por ello, aprovechar momentos para relacionarnos es un valioso regalo.

La vuelta de las vacaciones

No tener obligaciones, ni horarios, ni responsabilidades laborales, es el premio por el periodo de sobrecarga que has tenido a lo largo de todo el año.

Aprender a disfrutarlo, es un arte que nos enriquece, si además, aprendiste a valorar todo lo que la vida te puso en el camino.

Eso, te ayudará a volver a tu día a día más fuerte, con una personalidad más enriquecida y con tu interior armonizado.

Si puedes, comparte esa armonización con los compañeros, que por cualquier razón no han sabido ver el aporte del tiempo vacacional a su vida.

De esa manera tus vacaciones habrán sido de provecho para ti y para los demás.

Scroll al inicio